martes, 25 de junio de 2013

Declaración de Matronas que asisten partos en casa CHILE

Saludos a tod@s! Les comparto la declaracion realizada por la asociacion MATERNAS. Grupo de matronas que asisten partos en casa a razon de la declaraciones formuladas por el Colegio de Matronas de Chile y del Ministro de Salud en contra de esta practica:



http://www.momwo.com/web/ayuda_para_crecer/vnculo_y_apego/1705-partos_en_casa.html

jueves, 14 de junio de 2012

Parto y Derechos Humanos


El 31 de mayo y el  et 1° de junio del 2012, el  Bynkershoek Instituteorganizó, en la Facultad de Ciencias Aplicadas de la Universidad de la Haya (Holanda), la Conferencia Interancional sobre Parto y Derechos Humanos.
Entre los conferencistas, pudimos encontrar a figuras emblemáticas de la atención respetuosa del parto como Ina May GaskinJennie JosephMichel Odent… ; a antropólogas y sociologos como Robbie-Davies Floyd, Barbara Katz Rodham, Raymond de Vries y a militantes de los derechos sexuales y reproductivos como Farah Díaz Tello (National Advocates for Pregnant Women), Gunilla Kleiverda (Women on Waves).
Es posible ver videos realizados durante la conferencia en la página del proyecto One World Birth, de la doula y cineasta Debra Pascali-Bonaro.
Contamos con poca cobertura por parte de medios y participantes hispanohablantes.
Se trata de la primera vez que el parto es analizado seriamente desde el punto de vista legal y en el contexto de los Derchos Humanos Universales. Esto se debe a un contexto particularmente injteresante en Europa : en diciembre 2010, la Corte Europea de Derechos Humanos se pronunció favorablemente ante un recurso de Ana Ternovszky, ciudadana húngara quien apeló a dicha corte cuando, embarazada de su segundo hijo, no podía acceder a un parto en casa.
La partera de Ana Ternovszky, Agnes Gereb, se encontraba entonces enfrentado cargos debido al fallecimiento de un bebé durante un parto en casa. La juez encargada de su caso declaró que ella era alguien « de quién se debía proteger a las mujeres ». Sin embargo, ningún médico en los hospitales húngaros es objeto de juicios si un bebé muere durante su trabajo.
Agnes no podía ejercer su trabajo de partera cuando Ana Ternovszky la necesitaba. Dos años después, esta partera (y también médica gineco-obstetra) sigue en prisión.
En diciembre del 2010, la Corte Europea de Derechos Humanos se pronunció acerca de dos aspectos de suma importancia para las mujeres húngaras y europeas. Según la Corte, al prohibir el parto en casa y perseguir a las parteras/obstetrices/médicas que lo practican,
 -             El estado húngaro violaba el derecho a la intimidad de las mujeres
-              El estado húngaro violaba el derecho a la no-discrimincación.
“El 14 de diciembre de 2010, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó que … establece el derecho a que se respete la vida privada y familiar (Ternovszky/Hungría). El Tribunal declaró que la «vida privada» incluía aspectos de la identidad física y social de la persona, como el derecho a que se respete su decisión de tener hijos o no, del que se deriva el derecho a elegir las circunstancias para ello.”
Gracias a este fallo, la legislación húngara cambió y actualmente el parto en casa ya es explícitamente permitido. Sin embargo, que sea permitido no significa que sea accesible : existen muchos frenos y limitaciones para que pueda ser una opción real para las mujeres.
« Un hijo si yo quiero, cuando yo quiero…. Y dónde quiero ? » Quién decide las circunstancias y el lugar del parto?
Comunmente se acepta sin ninguna dificultad que las madres sean quiénes deciden acerca de la crianza de sus hijos hasta al rededor de los 18 años. Es raro que instituciones exteriores a la familia intervengan en estas decisiones. Con el parto es otra cosa : desde mediados del siglo XX, la norma es le parto hospitalario.
Los sitemas de salud, la facultades de medicina, las compañías de seguros y los medios de comunicación consideran al parto en el hospital como la única posibilidad sensata.
En algunos países como Inglaterra, Bélgica, Holanda, los partos fuera del hospital son permitidos e integrados en el sistema de salud. Sin embargo, se los presenta como una opción marginal y limitada a ciertos casos. La mayoría de veces   es el médico quién decide si es una opción aceptable, en los mejores casos es la partera/obstetriz… rara vez se considera a la mujer como la autoridad definitiva con respecto al lugar en dónde se da el parto. Por qué ?
El paradigma del riesgo como referencia en los sistemas de salud
Istvan Marton, gineco-obstetra húngaro explica la lógica de la atención obstétrica en Hungría (que es la misma que en cualquier país del mundo). Se trata de una obstetricia defensiva : la responsabilidad legal del parto es del hospital y nunca se considera que la mujer, la parturienta, sea el sujeto que posee el poder definitivo de decidir las circunstancias de su parto.
Esta situación se vuelve dramática en ciertas ocasiones, ya que segun una ley de 1997, en Hungría, a partir de las 24 semanas de embarazo, el personal médico es considerado responsable de la supervivencia del feto y debe tomar decisiones en función de sus intereses, en detrimento de los deseos e intereses de la madre : articular la atención obstétrica al rededor del feto es un enfoque que opone los intereses de la mujer a los del feto, limitando la libertad de las futuras madres.
Sin embargo, otro enfoque es posible : si se considera a la mujer como a un individuo responsable de sus decisiones, se puede pasar de un enfoque centrado en los riesgos a otro basado en las capacidades y habilidades (« skills ») :
-              capacidad de la mujer de decidir qué es lo mejor para ella y su hijo/a
-              habilidad de la partera/obstetriz de responder a las situaciones que se presentan en un parto y de diferenciar las situaciones fisiológicas (que son de su margen de acción) de las patologías (que requieren de un cirujano)
-              habilidad del médico de responder a una urgencia
Actuelmente, sólo se toman en consideración los riesgos del parto a domicilio y siempre con el objetivo de limitarlo o de impedirlo. Se omite el hecho que estos riesgos son construidos en un contexto social, legal y médico precisos. Ningún riesgo es absoluto.
Algunas preguntas para (no)concluir
Quién tiene acceso al parto en casa en cada país ? Quién no tiene acceso ? Las mujeres que no tienen información suficiente, qué acceso tienen ? Y qué pensar de los sistemas de salud organizados únicamente al rededor del parto hospitalario ? Qué papel juegan los seguros médicos y planes de medicina pre-pagada en el acceso al parto en casa ?
Quién se beneficia de la falta de acceso al parto en casa ? Y si todos los partos sin complicaciones estuviesen gestionados por parteras/obstetrices, qué haríamos con los gineco-obstetras excedentarios ?
Qué intereses limitan el parto en casa ? Son económicos ? Es tan difícil el reconocer que las mujeres tienen la capacidad de tomar decisiones por su propia cuenta ?
Cuál es el objetivo de limitar el parto en casa ?
Texto extraido integramente del blog ecohumanist.wordpress.com

viernes, 30 de marzo de 2012

:::Parto Conciente::

Por Marian Tudela, Partera Profecional, CPM
Extraido de Midwifery Today




El nacimiento de un bebé es uno de los sucesos más emocionantes, misteriosos y transformadores en la vida de todo ser humano. Es una experiencia que se graba de forma indeleble tanto en la vida de la madre que da a luz como en la del bebé que acaba de nacer.

El momento del parto podemos interpretarlo como un proceso involuntario que implica la actividad de las estructuras primitivas del cerebro de la mujer, el cual segrega las hormonas necesarias para desencadenar el parto de un ser humano. Estas hormonas son liberadas por la parte de cerebro primitivo que tenemos en común con los demás mamíferos.

En nuestra sociedad occidental, cada vez más y más niños nacen en un entorno medicalizado que llega a ser totalmente electrónico: un montón de aparatos conforman la decoración de los quirófanos, pues se cree que son absolutamente necesarios para impedir o resolver cualquier tipo de complicación que pudiera surgir durante el trabajo de parto o el alumbramiento.

Diversos estudios realizados en Australia, Estados Unidos y Europa llegaron a una conclusión significativa, y es que el exceso de tecnología aumenta considerablemente el número de cesáreas. Sobre los efectos del entorno en el nacimiento de mamíferos tenemos el trabajo del Dr. Niles Newton, quien intentó analizar los factores que pueden hacer los partos más largos, más difíciles y más peligrosos…. El pudo demostrar que las hembras mamíferas tienen necesidad de ocultarse para traer al mundo a sus crías, es decir, necesitan intimidad, aislarse de los demás miembros de su grupo para evitar que la distraigan y poder así viajar al interior de si mismas y permitir que se desencadene el proceso.

Tener un parto consciente significa que:

“Como mujer puedes tener la certeza de que la sabiduría y la fortaleza de todas las mujeres que han tenido bebés antes que tu a lo largo de la historia se encuentran dentro de ti.”

“Significa poner toda la confianza en el poder de tu cuerpo, de tu energía; confiar en tu instinto, sabiendo que todo lo que tienes que hacer es seguirlo pues tu cuerpo solito te ira marcando la pauta de lo que necesitas hacer en cada momento de tu trabajo de parto.”

Como dice Anita Roddick, fundadora y directora de “The body shop” en su libro Mamatoto, la celebración del nacimiento: “Me enfurece que demos por sentado que el método científico es superior a la sabiduría práctica que las mujeres han adquirido en milenios de años de experiencia en el nacimiento, me enfurece el hecho de que un número demasiado elevado de mujeres cedan sus cuerpos a los hospitales sin prestar resistencia alguna”. A este comentario quisiera añadir que parir con conciencia también significa estar segura de que todo lo que necesitas para parir esta en ti misma, inclusive las herramientas para trabajar con el dolor y no ser presa de él; una de estas herramientas poderosas es tu respiración, con tu respiración puedes modificar tu estado de animo ya que al cambiar el ritmo de la respiración cambia tu ritmo interno, cambian tus emociones…. Puedes pasar del temor a la tranquilidad y la confianza con solo modificar tu ritmo respiratorio.

Cuando una mujer pare con conciencia esta alegre y confiada, la experiencia le permite conocer sus capacidades y madurar en un proceso de crecimiento interno que la empodera; sabe que ella es la dueña de su parto y que el hecho de respetar la fisiología del parto es garantizar el máximo bienestar para si misma y para su bebé.

Una de las maravillas de mi trabajo reside en la diversidad de seres humanos que me toca conocer, tratar y asesorar; encuentro que esa diversidad es sinónimo de creatividad, porque cada mujer vive su embarazo como un momento especial, único, con sus áreas de oportunidad para crecer, para evolucionar y madurar.

Desde el punto de vista del embarazo y el momento del nacimiento estoy convencida de que mi papel como partera es el de acompañar a otras personas en su proceso y creo que esto es mas relevante incluso que la parte técnica, me refiero a la habilidad de “saber estar” con cada mujer en ese momento concreto y saber como apoyar a cada una.

Así pues, pienso que a los asistentes de partos no nos corresponde interferir en la experiencia de la otra persona, ni imponer nuestro criterio de cómo deberían ser las cosas; mucho menos menospreciar la parte espiritual y emocional de la experiencia en aras de la tecnología y los procedimientos rutinarios por un concepto erróneo de proveer “seguridad”.

Cada mujer llegará a su parto con lo que ella es y tiene en ese momento y mas bien apuesto a manejar la sensibilidad suficiente para apoyar a cada mujer para tener la mejor experiencia que se pueda lograr con lo que hay…. Afortunadamente no hay dos partos, ni dos embarazos iguales tampoco, y cada uno de ellos son una maravillosa oportunidad de crecimiento y de desarrollo interno que la mujer puede aprovechar. Son frecuentes las crisis durante este período, tanto personales como de pareja; se suceden los momentos de confrontación, pero una vez que las aguas regresan a su cauce y recuperamos la calma podemos darnos cuenta de cuánto hemos madurado, de cuánto hemos crecido como individuos y como pareja.

El objetivo del embarazo es el parto, el nacimiento de un ser que llegará a compartir nuestras vidas, a maravillarnos y hacernos madurar; retarnos y en la mayoría de los casos ser nuestro espejo….

Cuando una pareja decide tomar las riendas de su experiencia y manejar su parto, encontramos que los dos trabajan en equipo durante las contracciones, la mayoría de los esposos—compañeros se convierten en aliados solícitos que están en la mayor disposición de proveer a la mujer lo que necesite para sentirse mas cómoda. Esto permite que las mujeres cuenten con un marco de seguridad necesario para concentrarse en su trabajo.

En un parto donde la consigna es el respeto a la fisiología, todos los presentes en el parto y sobre todo la persona que lo asiste, saben que la prioridad es permitir que la mujer se conecte con ella misma y siga su instinto; de modo que ella escoge la postura en que se encuentra mas cómoda, camina cuando lo necesita o descansa apoyada en alguna de las personas presentes, si ese es su deseo.

De esta manera, aumenta la diversidad de opciones pues cada mujer escoge cuidadosamente a sus acompañantes, dándose el lujo de preparar con antemano todos los detalles para tener el escenario listo a su gusto para recibir a su bebé.

Cuando la consigna es el respeto por la fisiología del parto, el / la asistente se preocupa de no intervenir si no necesita; no se imponen procedimientos de rutina y se utilizan alternativas como el soporte del periné con masaje y aceites para evitar la episiotomía, y así ahorrar molestias innecesarias a la mujer.

Además la mujer también sabe que tiene la libertad de optar por el agua para sentirse mas relajada. El agua caliente es una alternativa muy eficaz para el dolor de las contracciones; algunas mujeres reportan que es un alivio meterse en la regadera o en una tina, pues la molestia es menor. Otras de plano deciden quedarse dentro para recibir a su bebé….

El bebé esta con sus padres inmediatamente después del nacimiento, son las manos de sus papás y sus voces las que lo reciben y le dan la bienvenida…, lo acarician y masajean. Y el vientre de su madre es el lugar más caliente y acogedor para descansar después de nacer y reconocer el entorno….

Asumir la responsabilidad ante los eventos de nuestra vida inevitablemente nos lleva al crecimiento personal; ser los actores activos del nacimiento de nuestros hijos nos lleva a grandes avances en nuestra evolución interna.

Los hombres llegan a la paternidad de una forma fluida, naturalmente…, integrados con sus pequeños desde el primer instante y son muy activos a la hora de cuidar a sus bebitos….

Libertad para decidir, Derecho a la información

Contar con opciones como compartir en grupo lo que nos está pasando: nuestros temores, dudas, alegrías y descubrimientos….

Así los bebés perciben todo el amor que existe en un recibimiento cálido y amoroso, donde no hay prisas, ni carreras, ni voces altisonantes, ni nada que distraiga la atención de los papás hacia sus hijos. Me resulta fácil suponer que estos bebés serán niños contentos, seguros y sensibles; y tengo la certeza de que son seres que llegan a nosotros agradeciendo que los recibamos con conciencia….

martes, 25 de octubre de 2011

El nacimiento en la era de plastico


Tomado desde www.eljardindellibro.com

Este es el nuevo libro del Dr. Michelle Odent, el mismo de la frase "cambiar la forma de nacer para cambiar el mundo".

La revolución del plástico ha comportado efectos espectaculares en las unidades de materni- dad. Hoy, al imaginar a una mujer de parto, es normal visualizarla con el brazo conectado a una bolsa de plástico a través de un tubo y con un catéter introducido en el espacio epidural. La perfusión de oxitocina sintética es la intervención obstétrica más frecuente en los cinco continentes. Planteémonos las preguntas apropiadas:

• ¿Por qué las mujeres modernas necesitan sustitutivos de esta hormona natural liberada por la hipófisis posterior?

• ¿Puede deberse esta necesidad a que su sistema oxitócico se encuentra alterado?

• ¿Por qué sigue siendo un tema inexplorado los problemas que surgen de la posible transfe- rencia de la oxitocina a través de la placenta?

• ¿Cuáles son los efectos a largo plazo de la oxitocina sintética en los niños?

• ¿Por qué las disfunciones genitales son cada vez más comunes, y por qué las estadísticas de lactancia no mejoran a pesar de las intensas campañas de salud pública?

• ¿Deberíamos proclamar el fin del parto inducido?

• ¿Cuáles serán los efectos de un sistema oxitócico progresivamente debilitado?

• ¿Nos encontramos en los albores de un nuevo paradigma?


Nacido en Francia en 1930, Michel Odent, fue Jefe de las unidades de Cirugía y Maternidad del Hospital Público de Pithiviers entre 1962 y 1985, y posteriormente fundó el Primal Health Reserarch Centre de Londres. En los años setenta introdujo los conceptos de "salas de partos como en casa" y "piscinas para partos" en las meternidades hospitalarias.

Precursor y defensor del parto libre y natural, desde hace años ayuda a comprender la animalidad del Ser Humano y la importancia de elegir cómo queremos dar a luz para avanzar como especie, dado que el momento más decisivo de la evolución humana es la ecología pre y perinatal.

El Dr. Odent defiende la idea de que la llegada al mundo de los niños se realice en ambientes en los que lo más importante es la intimidad para que el parto pueda desarrollarse sin violencia y con absoluto respeto de las leyes naturales.

lunes, 17 de octubre de 2011

Tips para la entrevista con tù Gineco-obstetra

Para cuando tengas visita con el doc. que hayas elegido para que acompañe tu proceso de gestación y parto y quieres un parto Vaginal, Natural, etc., puedes realizar este sencillas preguntas ¿cuantas cesáreas al mes hace? ¿cuantas inducciones de parto? estos simples, pero reveladores datos mostraran el posible -y aveces seguro- desenlace que tendrá tu propio parto. Te dirá que "tan respetuoso" y "natural" maneja el proceso sus pacientes.
Ojo! no olvides preguntar el numero total de nacimientos que asiste. Con estos datos te podrás hacer una visión general del tipo de profesional que tienes en frente.
***Esta recomendación la hago como usuaria del sistema de salud y no como profesional del mismo***

viernes, 7 de octubre de 2011

Cuarto congreso de Parto Humanizado, Santiago de Chile


Ayer viernes 7 de octubre finalizó la cuarta versión del congreso de Parto Humanizado. Contó con al participación del Dr. Michelle Odent maximo exponente en esta materia.
El congreso estaba dirigido a matronas y matrones y a alumnos de esta carrera. Seré honesta, pequé de ilusa. Meses antes escribí al colegio de matronas con el fin de participar como asiste. Bueno, nunca me respondieron, está claro por que. Sin embargo, me pregunto si al termino de esta jornada veremos resultado en las salas de parto de los hospitales de nuestro país. Si dejaremos de sembrar la violencia en cada nuevo nacimiento. Si el ser natural o humanizado dejara de ser solo para "hippies"o para quienes puedan pagarlo. Hace poco tuve la oportunidad de acompañar a una muy buena amiga a su parto, fui su doula y estábamos en un hospital cualquiera, en el sector de pensionado... fue impactante ver como el cartelito de natural ya esta bien marqueteado, como se lo cuelgan de la puerta y continúan con practicas que no lo son, no hay respeto, no hay dignidad, hay violencia implícita y explicita para la madre y para el hij@. Para los acompañantes, sean estos de la familia de la parturienta o no.
he visto como tras la urgencia o la aparente urgencia por la atención, se hace y se deshace, y al final a quien le importa...la madre por proteger y permanecer con su niñ@ se deja hacer.
quisiera poder haberles dicho en ese congreso a todos los presentes que la humanización NO PUEDE SER DE LIBRO, que mientras las mujeres-mis hermanas- sean mal tratadas, violentadas, agredidas. mientras la humanización no llegue a ellas vivimos en una contradicción. no podemos esperar a que las futuras generaciones de matronas hagan algo hay que hacerlo AHORA. No podemos como país seguir ostentando tablas de cesáreas aberrantes producto de la insegurizacion, producto del miedo que ustedes fomentan, no podemos seguir castigando a las mujeres que optan por formas alternativas de nacimiento, no podemos decirle a una mujer recién parida que espere un momento para tener a su hij@ en brazos, que lo tendrá toda la vida a su lado...señoras matronas...ese niñ@ le pertenece a su madre y no hay protocolo que pueda arrebatarle el derecho de tenerlo en sus brazos si ese niñ@ está sano, cualquier revisión bien pueden hacerla mientras esta junto a ella. Dejen de obrar mecánicamente, dejen de ver el mundo del nacimiento como un mero trabajo. atender 6 partos en un día puede ser agotador, puede incluso perder su magia, pero para cada mujer, para cada familia ese momento es único en su historia de vida. Traten con el respeto y la reverencia con el amor que les gustaría ser tratados. Quizás algun día comprendan que la violencia que ven actualmente en las calles, en esos estudiantes pidiendo gratuidad en la educación, fue sembrada el día que nacieron, cuando fueron arrebatados del lado de su madre por su propio bien, por su propia salud. No sirve hablar de humanización sino hacemos algo por mirar a los ojos a esa mujer y decirle que ella es la capitana de su parto, que es ella quien tiene el poder de parir. Son ustedes las llamadas a "empoderar" a las mujeres. La salud no debe confundirse con paternalismo, no pueden arrebatar el milagro del nacimiento, el misterio de la vida. Confío que así como estos jóvenes han despertado, confió que como en los 60 incluso antes hubieron mujeres que dieron la pelea por salir y ser consideradas ciudadanas, estas mujeres que escriben, estas mujeres que paren en casa, estas mujeres bloggers, doulas y parteras serán escuchadas y como sociedad como cultura le devolvamos el parto a las mujeres a las diosas parturientas y ustedes serán las sacerdotisas de una cultura de paz, desde el vientre.

Sabemos Parir - Rosa Zaragoza

Carol Gautschi "Mensaje para nuevas mamás"

lunes, 8 de agosto de 2011

::En gestacion ::

(((Nosotras parimos, nosotras decidimos))) versión local :)

viernes, 29 de julio de 2011

Maltrato Infantil y Violencia obstetrica


No me aguante, se que dije que daria informacion de caracter local. Sin embargo esta nota aparecida en la revista on -line Mentelibre.es me parece profundamente esclrecedora de la red de maltrato institucionalizado en las clinicas y hospitales de nuestro pais. El modelo medico se replica alrededor del mundo y la realidad de muchas mujeres chilenas dando a luz no dista de la realidad de mujers españolas haciendo lo mismo. no le reprodusco textual aquí , les dejo el link y espero sus comentarios. Ya va siendo hora de que los cuestinamiento pasen a la accion.
Con sincero afecto
(((mar)))

http://www.mentelibre.es/?p=1153&cpage

miércoles, 1 de junio de 2011

7 de junio Dia mundial de los derechos del nacimiento

Hoy 7 de Junio de 2011

Es el

12º Día Mundial de los

Derechos del Nacimiento

Ponte en su piel.

Campaña de concienciación sobre el impacto de nacer

Conscientes desde hace años del la influencia del nacimiento en los seres humanos queremos lanzar una llamada de atención a todas las personas implicadas en el recibimiento de los niños y niñas en el momento de nacer, y la importancia del vínculo extrauterino.

Desde hace años, numerosas investigaciones científicas, nos alertan sobre las nefastas consecuencias que tiene para el bebé ser separado de su madre en el momento de nacer, de cómo afecta a la relación entre ambos y como este hecho condicionara su sociabilización durante toda su vida.

Queremos conseguir “Nacimientos Respetados” para nuestros hijos/as y con esa intención seguiremos trabajando.

sábado, 21 de mayo de 2011

Estas tambien se arrancaron...del corazón...

Tengo corazón de partera
de bruja y hechicera, también de yerbatera
temerosa de mis poderes...me oculto.
Grande mi corazón y capacidad de entrega
hincha de las mujeres
vientre fecundo, Madre Divina.
Amo mi cuerpo desde que me preñé
disfruto mi sexo desde que me vi redonda, fuerte y poderosa
tus dedos recorrieron la piel de mi vientre.
Mi piel se erizaba y dentro mio una mariposa aleteaba y dejaba ver sus alas,
Deseo desvelarme, cansarme, pujar contigo y decirte que puedes
darte mi mano, mi hombro y mi espalda.
Solo para reverenciarte y dejarme estar contigo cuando el instante mágico ocurra...la cración del universo.


jueves, 19 de mayo de 2011

(((Palabras sueltas...abri la boca y se arrancaron...)))


Si tan solo te dieras cuenta que estas anestesiada
que en ti está -y siempre a estado- la capacidad, el poder de hacerlo
que lo que tienes es un miedo antiguo que no es tuyo
Que la divinidad se expresa en tu vientre de luna llena
que la Dios (a) da a luz a cada segundo
que tu sexo sagrado es la puerta del amor que entra
del amor que sale y deja libre
Que tú sangre alimenta la vida en tí
la vida en tú hij@...la vida en la tierra.
Que no eres culpable de nada y que no estas siendo castigada mi amor,
ponte en las manos correctas, en el fluir de la vida, al pulsar del vientre extasiado
hinchado de vida que ansía ser vivida.

lunes, 9 de mayo de 2011

Erotismo en el límite de lo decible*.


Existe actualmente un “boom” de información en la red (recuerdo incluso una breve nota publicada en nuestro matutino Las Ultimas Noticias) con respecto al parto orgásmico. ¿Raro? ¿Quién dijo que podrías parir y tener un orgasmo al mismo tiempo? ni siquiera hablarlo pues nadie, dice nada al respecto. El parto duele y se acabó. Si la verdad es que parir tiene una maldición bíblica ¿Cómo entonces estas mujeres dicen que no? Que no les ha dolido que ha sido de lo más placentero, extraño…otras describen un gran e intenso orgasmo. En el mismo diario al que hago referencia, aparecía un experto refiriéndose al tema Un gíneco-obstetra (quien más si no?) hombre por lo demás (quien lea no me acuse de odio a nuestros hermanos varones) pero díganme si no es chistoso que un hombre diga lo que se siente cuando das a luz…plop!

Pues bien esto es información local. Sí, en chile también “se cuecen habas”. Esta nota es parte del numero 53 de la revista Con-spirando revista de Eco feminismo, Espiritualidad y Teología. El número está dedicado al Erotismo y Espiritualidad. Desde este punto de vista María Teresa Aedo Fuentes** escribe esta nota. La reproduzco completamente.

Y espero sus comentarios.

La tarea de reflexionar sobre erotismo y espiritualidad es difícil no solo porque la definición de cada uno de estos términos no está clara sino porque, además, la relación entre estas dos dimensiones es extremadamente compleja. Como demostró Michel Focault, la definición de los conceptos tiene una historia, un contexto cultural, una inscripción en un marco conceptual o sistema de conocimiento y, por tanto, en un “régimen de verdad” y en una red de poder-saber. Por otra parte, la percepción de lo que es erotismo o erótico y de lo que es espiritual o espiritualidad está teñida de subjetividad y depende de las experiencias de vida personales e intimas. El hecho de que estas dos nociones se hayan definido tradicionalmente en occidente en relación con la sexualidad y la teología, ha sido especialmente nefasto para las mujeres, ya que son los dos ámbitos en que con mayor fuerza se han aplicado los mecanismos de vigilancia y control social sobre sus cuerpos, sus espíritus, sus auto-concepciones, sus vidas y sus muertes por parte del poder patriarcal; son los dos ámbitos donde se ha ejercido la mayor violencia física y simbólica sobre las mujeres. Es difícil desentrañar el sentido que tiene para nosotras estas palabras si sus definiciones se han establecido desde la perspectiva y los intereses de los varones, si el lenguaje que designa estas realidades no nos expresa ni nos pertenece, si tanto son los lugares de nuestro deseo como también los lugares de nuestro dolor y frustración, de nuestra rabia y nuestra rebeldía, si son tanto las zonas de nuestra subordinación como de nuestra transgresión. Entonces ¿Cómo hacer del erotismo y la espiritualidad los espacios y vivencias del encuentro con nosotras mismas, de nuestra auto afirmación y no de nuestra auto negación? Dado que remiten, además, a una relación personal con otros o con lo otro –cuestión complicada para nosotras- implica también una redefinición de los otros y de nuestra relación con ellos. Fueron estos planteamientos los que nos motivaron a un grupo de amigas a emprender la búsqueda de una espiritualidad (nombre provisorio) desde nuestra propia experiencia de mujeres, que tenía que ver con nuestra corporalidad y con la desarticulación y reconstrucción ritual de muchos nombres y símbolos de nuestra cultura, tales como “negro”, “bruja”, “luz”, “oscuridad”, etc.

Este abordaje nos llevó a trabajar con los procesos de embarazo y parto para desmedicalizarlos y devolvérselos a las mujeres y sus familias. Vimos que estas vivencias son claves en la vida de las mujeres, donde confluyen todas sus experiencias, toda su psiquis, su cuerpo, su espíritu, sus valores, sus esperanzas, sus dolores, sus negaciones y afirmaciones, sus debilidades y sus fuerzas, sus temores y valentías, sus relaciones consigo misma, con el otro, los otros, lo otro, la vida y la muerte. Y en el momento del parto también todo esto es así para nosotras, las que acompañamos a estas mujeres a parir. ¡Cuánto saber profundo! ¡Cuánto aprendizaje y cuanto desprender hay aquí!

Luego de acompañar todo el largo proceso del parto, al asomarse la cabeza del niño o niña desde el interior del cuerpo de la madre al exterior y escucharle luego llorar sobre su pecho y entre sus brazos ¿habrá quien pueda concebir el parir la vida como recuerdo de una condena, como el signo de un castigo terrible por una culpa originaria e imborrable? ¿habrá quien pueda sostener una dicotomía entre cuerpo y alma, entre materia y espíritu, entre sagrado y profano ante ese instante de advenimiento de la vida entre una mezcla de sangre lagrimas carne risas amor olor dolor?

¿Parirás con dolor?

Cuando nos plantearon una reflexión sobre erotismo y espiritualidad recordamos a varias mujeres que hablaron alguna vez de sensaciones placenteras durante sus partos y lo decían como confesando un secreto, confusas y avergonzadas. Vimos en estas experiencias el cruce de una frontera conceptual, de un límite de la imaginación, la transgresión de una norma moral, de un mandato divino. “pariras con dolor” separa radicalmente el placer de la sexualidad para las mujeres, opone el cuerpo femenino al espíritu y fundamenta su sometimiento. La maternidad queda asociada a la culpa y su única redención es la aceptación de este sufrimiento ¿Cómo es posible desarticular estos significados teológico-morales si nadie puede desmentir que, efectivamente, las mujeres paren con dolor? Pero aquí estaban estas mujeres, de distintas latitudes, “confesando” su placer, que describen como erótico e incluso como orgásmico en el momento en que debían sentir un dolor insoportable y temible, dolor que debían ofrecer para obtener el perdón de todos sus pecados, sobre todo los carnales. Quisimos retomar estos relatos, pedirles a las mujeres que pudiéramos contactar que nos volvieran a relatar su experiencia y que nos escribieran sus testimonios. Ubicamos a tres de ellas y confirmaron sus sensaciones placenteras, una le resto importancia y no quiso escribir, otra no se atrevió a ponerlo por escrito para no ser juzgada y la tercera lo escribió contenta, pero en su versión escrita se autocensura y recorta muchas palabras y detalles que describían su placer y que sí estaban en su relato oral. Con todo, enviamos este testimonio tal como nos fue entregado, pues aun así es muy revelador y desarticulador:

Parto de Andrés, 15 de Julio 1983.

Recuerdo con mucha emoción cada momento vivido, aunque ya han pasado muchos años. Siempre sentí que la preñez era un estado normal y decidí vivirlo de la manera más natural posible. Por lo que estaba tranquila y confiada.

Mi fuente se rompió durante la noche y tuve pequeñas contracciones, así que en la mañana hice los preparativos de último minuto para irme en micro al hospital acompañada de mi hermana. Me ingresaron a las 10:30 y me acosté pacientemente a esperar, transcurrieron aproximadamente treinta minutos cuando una gran contracción estremeció mi cuerpo. No sentí dolor solo nauseas con deseos incontenibles de pujar...me contuve un poco y llame a la enfermera y le dije: estoy lista, ella dudo al verme tan serena, no me creyó.

Yo siempre pensé que un hijo nace con dignidad y valentía, así que invente unas tremendas ganas de orinar y al poner la chata exclamo ¡está coronando, ayudante! Y corrió con la muy camilla hacia el pabellón. Fue el momento más bello, cargado de sentimientos muy agradables. Allí estaba yo disfrutando esta experiencia, si hasta me di el tiempo de mirar mi reloj y eran las 11:15 A.M. cuando mis huesos se separaron se confundieron mis sensaciones entre escozor y placer, y sentí claramente la salida cálida y húmeda de mi bebe.

Se muy bien que me ruborice porque estaba algo confundida y avergonzada en mi intimidad, ya que pensé –parir tiene el encanto de un orgasmo-, y que parirás con dolor era una frase bíblica que no me representaba, pero igual se lo agradecí a Dios.

Nieves I.

Este testimonio es muy iluminador en un punto que nos parece fundamental: la coexistencia de placer y dolor en este tipo de experiencias. No es solo dolor y, a veces, en determinadas circunstancias, dependiendo de donde se ponga el foco de atención, el placer se puede superponer al dolor. ¿De qué depende que así ocurra? No nos queda tan claro. La mujer en este relato demuestra una actitud muy natural y positiva frente al embarazo y parto, pero sabemos que su vida no había sido fácil, pues provenía de una familia con problemas de violencia intrafamiliar, este era su primer hijo, en la época del embarazo y parto su pareja la había abandonado y no tenía trabajo ni recursos económicos; si tenía a su favor el apoyo de su familia y un buen estado físico pues practicaba mucho deporte. Las otras mujeres que entrevistamos, no tenían problemas de pareja pero tampoco tenían tan buen estado físico o tonicidad muscular.

Hay sin duda un componente cultural que suele jugar en contra y algún factor –variable- que puede suspender los condicionamientos culturales y psicológicos para hacer posible la percepción integral de la experiencia. ¡Como quisiera-mos identificarlo! Impresiona la conciencia que tenían todas estas mujeres no solo de estar fuera de una norma biológica sino sobre todo de estar contraviniendo una sentencia divina. sobrecoge esa confusión que revelan por sentirse fuera del ámbito divino, por así decirlo, fuera de la jurisdicción de Dios, como si pertenecieran a una extraña estirpe de mujeres que no cometió el pecado original y que, por tanto, no perdió el paraíso ni fue castigada; pero que igualmente, quizás por eso mismo quedaron lejos de Dios. Se sienten como una suerte de inmigrante ilegal, pasando clandesti-namente a un deter-minado espacio; no fueron registradas por el control oficial, se escabulleron, viven en los márgenes o fuera del control establecido. Fuera de lo pensable o decible. Pero si no cabe en el verbo divino, les asalta la terrible sospecha de que podría ser malo, tal vez maligno. La experiencia de estas mujeres es aun más fuerte que la sexualidad femenina gozosa, es esta no fue objeto de un dictamen divino explicito. Estremece que esa experiencia de lo que podríamos llamar “parto orgásmico” la sientes de todos modos como culpa, menos aceptable y más vergonzante que cualquier otra, pues no lo dirían jamás a un sacerdote en confesión. Es que ni siquiera saben si deberían confesarlo, pese al mandato no están sea objeto de confesión, no está contemplado siquiera entre las posibilidades. Es lo innombrable. O simplemente saben que no serian jamás comprendidas; solo lo podría entender otra mujer.

No queremos negar que el trabajo de parto sea doloroso y agotador, solo queremos rescatar esa vivencias como muestra de que nuestras concepciones sobre lo placentero, lo erótico y lo espiritual pueden ser más estrechas de lo que creemos y que pensarlas desde nuestra experiencia de mujeres requiere de una re-visión de tales experiencias, de las categorías que las designan y de las que les aplicamos. Como hemos conversado, sentimos que pensar y escribir ha estado tan ligado al control y a la censura que impide a las mujeres registrar muchas de sus experiencias más intimas. No obstante tenemos que considerar también que si no logramos decirlas no las haremos visibles y no podremos compartirlas; el mismo lenguaje puede ser además extraordinariamente erótico. Una cosa parece estar clara, y es que todo en la vida humana en eminentemente ambivalente, también el lenguaje, y si queremos nombrar estas experiencias e incluso desmitificarlas, nuestro decir tendrá que expresar esta ambivalencia fundamental.

*este articulo es fruto de una reflexión conjunta con María Teresa Inostroza Henríquez, matrona, integrante y cofundadora del grupo Newen Kushe de Concepción, Chile. Recoge observaciones de su larga experiencia obstétrica y de nuestro trabajo de estos últimos años en preparación y atención de parto natural y en domicilio, como una forma de desmedicalizar los procesos de embarazo y parto reconociendo el saber sobre sus cuerpos de las mismas mujeres y, al mismo tiempo, devolver el protagonismo en estas experiencias a las propias madres, sus parejas y sus familias.

** María Teresa Aedo Fuentes es Doctora en Literatura Latinoamericana, Docente de literatura y Directora de la Dirección Estudios Multidisciplinarios de la Mujer de la Universidad de Concepción, Chile. Es también matrona, integrante y Co fundadora del Grupo Newen Kushe.

martes, 12 de abril de 2011

.::Pariendo- partiendo::.


Sé que no he escrito...quiero, necesito volver a hacerlo...y quiero hablar de partos, de parir de dar a luz, de crianza, de dar la teta, de sangrar, de dolor, alegria, luminosidad, contracciones, respirar, cuerpo,etc, etc. porque esto es lo que me gusta...porque no quiero ahogar mi voz en la garganta ¡EL PARTO ES NUESTRO! ES TUYO, SOLO TUYO...y no pasa por elejir solo la ropita o el coche de moda, el pro, por leer libros de como "hacer bien las cosas", NO! no solo eso...el tipo de pago a la clinica, al equipo, la cobertura de la isapre, el bono PAD, o lo que me alcanza con FONASA. Decidir como quiero parir (o dar a luz, que para efectos practicos es lo mismo)es ir más allá... de como será el trabajo de parto, si quiero puedo caminar, gritar estar sola...uasr el agua o beberla o comer. que tratamientos me harán, si los quiero o no, si quiero o no una episiotomia (basico saber que es una), si va ha ser cesarea...tanto más...que no se lleven al recien nacido NUNCA cualquier procedimiento pude realizarse con la madre al lado, y si está sano cualquier revision sobre mi (tú) pecho, que pasara con la placenta (porque tambien es mia no un tumor...)
Alguien me preguntó cual es mi fijacion con mis partos en general y con los partos mismos en particular...o un economista se le pregunta por qué habla de economia, a un politico de politica...soy mujer, soy conciente de los ciclos naturales y de lo trastocado de un proceso en esencia natural y normal ¿por que no hablar de ello? se habla de comida, se habla de sexo y que es sino parir que la culminacion en extasis de un acto realizado con amor y conciencia (para el que no entendio, el acto sexual).
Me juega en contra que no estoy conectada permanentemente, que probablemte esté desactualizada...(tengo cuatro hijos una vida a parte del computador he internet, mis pacientes/clientes, yo misma) Aun así, este parto es nuestro...y va a venir recargado de lo nacional...por que bien podria seguir cortando y pegando noticias y cosas más movidas desde otros lugares, españa por ejemplo bulle en informacion y actividades relacionadas al nacer, etc. otros paises , bueno ni hablar de holanda todas hemos escuchado y seguramente envidiado la institucionalizacion de los partos domiciliarios y la lactancia prolongada (más de seis meses) como la regla (este blog se llama así gracias a la inspiracion de el parto es nuestro -españa-)...,y aquí? en nuestro Chile, tambien pasan cosas , medio por debajo, aveces con más o menos publicidad pero aun nos falta.
Parir es parirse, la vida no vuelve ha ser igual...algo compremdimos, aprendimos...que mejor y más natural/normal que hacerlo desde nuestro poder personal...no el de otro u otra- el tuyo propio...parir en libertad.
Otras mujeres lo haran, otras ya lo hicieron y mis hijas tambien lo haran...es necesario tener mejores partos.
No más violencia contra la mujer, no más violencia hacia nuestras familias, no más violencia hacia nuestros hijos he hijas... parir humanizadamente debe ser un derecho, nacer sin violencia tambien...

lunes, 24 de enero de 2011

(((El sentido sagrado del nacimiento))

Por Dennis Roberts, psicóloga, Lic. en Psicología vive y trabaja en Puerto Montt.

Volver a conectar con nuestro propio poder femenino al dar a luz, significa encontrarse en profunda conexión con los procesos corporales naturales. Proceso que se relaciona directamente con nuestra sexualidad. No solo por que el embarazo y el parto derive de ésta y se le considere como el termino de un ciclo, sino también, porque forma parte de la intimidad femenina con su propio cuerpo y con su zonas genitales.

El proceso de parto se siente como algo instintivo y primitivo que no puede ser intelectualizado. La mujer requiere recuperar la parte animal que posee, y recuperar la sabiduría antiquísima e instintiva, necesaria para dar a luz. En este sentido, Bethany Hays, tocóloga citada por Northup en su libro “cuerpo mujer, sabiduría de mujer”, dice: “este tipo de parto necesita que la madre confíe en su cuerpo y esté conectada con todas sus partes. Debe entender que el parto es un acontecimiento sexual y sentirse a gusto con su sexualidad. Necesita saber que las personas que la rodean aceptan su cuerpo y la naturaleza sexual de lo que está haciendo, no se sienten violentadas ni avergonzadas por ella y no van a inmiscuirse en el proceso. Necesita saber que puede entrar en su interior y volver a salir a salvo. Si nunca ha estado ahí, necesita el amor que conecta a la tierra de su familia y personas amigas que, en caso de necesidad, la van a llamar para que vuelva”

En contraste con lo anterior, las mujeres aprendido colectivamente, y no siempre de manera consciente, a temer la experiencia del parto. El romper con esta creencia permitiendo experimentar el poder femenino y sexualidad, resulta más difícil aun con todos los obstáculos que la sociedad patriarcal y el desarrollo de la tecnología han puesto. En este sentido, la falta de contacto con el cuerpo y la propia sexualidad, impide que permitamos sentir nuestra zona genital. Así el parto duele porque los musculos que no se usan y atrofian y se agarrota. Si además, se considera la conjunción de la inmovilización del utero con los factores del miedo y la ignorancia, tendremos la explicación de por que “pariras con dolor” es una ley que ha quedado fuertemente arraigada entre nosotras.

Sin embargo, el dolor que se siempre en el parto puede ser un llamado de atención, un aviso que permite hacer contacto con el interior. Muchas mujeres que logran hacer uso y beneficiarse del dolor en vez de evitarlo, parecen” irse a otro lugar” cuando están en proceso de parto. Entran en lo más profundo de sí, conectándose y dejándose llevar cada vez más profundamente en esta sensación. Así el parto se puede convertir en una experiencia de éxtasis y de profunda conexión corporal y espiritual.

En la medida que una mujer logre recuperar la sabiduría perdida, podrá transmitirla a sus hijas e hijos.

Una madre que logra conectarse siembra una semilla en cada descendencia y traspasa la sabiduría femenina para que cada una de sus hijas también pueda conectar con su sexualidad y poder. Para poder ser capaces de acoger y servir como un canal por el cual se manifiesta una nueva vida, las mujeres tenemos que transmitirnos muchas cosas, de mujer a mujer, de mujer a niña, de madre a hija, de vientre a vientre.

Articulo tomado de revista Cons-pirando



viernes, 20 de agosto de 2010

::Maternidad y erotismo:: Lilith y Eva, la una va con la otra



"Cachureando" en una revista uno mismo del año 2009 de junio (si no me equivoco)
encontre estas lineas que ahora voy a reproducir. El texto original no tiene autor citado (SI VIOLO ALGUNA NORMA DE DERECHOS DE AUTOR PORFIS AVISENME Y RETIRO EL TEXTO) Lo hago aproposito de un libro que ya desde hace un año (coincidencia?) leo y re-leo "El Oraculo de Las Diosas" el despertar de lo femenino de la periodista chilena y sabia abuela Silvya Selowsky (revision arquetipica de los distintos arquetipos que habitan en la mujer -y tambien en los compañeros varones) y del largo trabajo de parto que tuvimos con mi cuarto hijo (30 horas de trabajo de parto...pronto en otro relato).

Hay un importante arquetipo ligado a la sexualidad femenina que es el de Lilith, la parte maldita de Eva, su contrapunto, ya que la esta mujer está unida a la procreacion y al ser esposa. Sin embargo, Lilith aparece en algunos textos tambien como la esposa de Adán, en el Talmud, por ejemplo, pero es la que lo a abandonado porque no quiere permanecer debajo de su cuerpoal hacer el amor.
En los textos hebreos se la presenta como un demonio que deja a los hombres impotentes o les roba el semen mientras duermen, Lilith, huye de Adán y se sumerge en el Mar Rojo, en donde los hombres de las santas escrituras dicen que se dedico a la promiscuidad desatada juntoa los demonios.Finalmente dicen que es esteri, sin leche en los pechos. Pero ella es la diosa del movimiento, simbolizada por distintas culturas prepatriarcales en forma de pajaro o como la bella de pies alados, con un tocado de cuernos y cetro en la mano, rodeada de fieras. No está simbolizada como demonio sino como deidad de la noche en su respiracion salvaje, oscura, oculta que, de golpe, estalla y truena con su grito desenfadado.
Lilith pertenece al ciclo de la luna menguante y a la menstruacion, ya que representa la muerte del niño que no será, el óvulo no fertilizado. Eva, el primer ciclo lunar, al creciente.
Es evidente el contraste entre lilith y la mujer Eva la que debe "quedarse quieta".
Lilith responde a la autoridad de las fuerzas naturales, a la independencia sin someterse a la autoridad masculina. Seria la "Mujer Salvaje" de Clarissa Pinkola Estés en mujeres que corren con los lobos; pero a su vez es la madre que expulsa al niño en el parto como Eva es quien lo nutre y conserva en el embarazo. La una va con la otra, juntas, tanto en la celebracion sexual como en gestacion y en la expulsión: allí las fuerzas oscuras potencian lo iluminado.

Libertad para dar vida
Con la modernidad, con la Revolucion Francesa, la mujer perdió muchos derchos. Aquella declaracion "todos los hombres son libres, iguales y fraternos" resultó tan literal que Olympe de Gouges, una escritora francesa de la época, en el fragor de la lucha literaria, escribe La Declaracion de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana en 1791 en donde proclama la plena igualdad entre hombres y mujeres. Fue guillotinada. Las intelectuales y artistas que tenían su sitio en la recepción cultural de los salones, fueron mandadas al campo: el aire es más sano y el pecho dado por la madre pasa ha ser una institucion, sacandole la lactancia a las comadronas. La voz patriarcal truena y rsuena bajito: de agora en adelante se irá instalando en las clases altas el parir acostadas. Antes, las mujeres parian como les venian al cuerpo las ganas. Ahora, se instrumenta la aparatología médica con el sillón de la parturienta. Eva queda sola en el paraiso auxiliada por el médico. Y, en nuestros dias, las Evas piden cesareas programadas. Y tambien hay un importante movimiento de mujeres contra el parto medicalizado. Que pretenden volver a la sexualidad del parto. Dicen "el parto no es una enfermedad". El derecho a parir como se les da la gana, el derecho a gritar, a aullar, a la intimidad, a revolcarse felizmente en la fuerza de Lilith. Restituirle Eros al momento más propio. A quien se le ocurre que en medio de estar haciendo el amor, venga alguien a hablarte, a meterse en tu cama, dicen. Que la ciencia medica acompañe-si es necesario-pero el cuerpo femenino es el protaginista. No viene fallado, Segun la Organizacion Mundial de la Salud, que promueve el parto llamado alaternativo o natural, en sus recomendaciones generales señala que los paises de menor mortalidad perinatal en el mundo tienen menos de un 10% de casáreas. "no puede justificarse que ningún pais tenga más de un 10 o hasta un 15%", señala.
El principio de Eros y Tanatos está en el principio de quien nace y quien muere, en el pasaje de las aguas profundas a la tierra. Así morimos-nacemos desde el Eros materno. Es una erotica el nacer, una erotica intima y oscura, que nos trae al mundo: y ahí, la iluminacion, ultimo pasaje de vida o, muerte. ¿como vivir esto en hospitales, en medio de las luces enceguecedoras, con gente que va y viene y enfermeras que te gritan?



jueves, 1 de julio de 2010

Mi sangre...


¿Cuantas de nosotras bendice (bien-dice) su sangre menstrual? la lunita como algunas la llaman a más de alguna le ha jugado una mala pasada y nos sentimos (entre muchas opciones solo una muestra) que mejor no existiera, cansadas, agoviadas, aburridas, mal humoradas, inestables, lloronas, que por que a mí, mejor la pasan los hombres, etc., etc.,
¿ Como acaso esperamos celebrar un parto natural? ¿como nos empoderamos de nuestro parto de nuestro cuerpo si no partimos por la matriz? si aborrecemos, incluso nos da asco nuestra sangre? Tengo dos hijas y me han visto sangrar y parir...no le temen, la llaman "sangre buena" y saben que ellas tambien un dia sangraran.
Por esas cosas buenas de la red me encontre con este documental the Moon inside you.
les dejo el link www.mooninsideyou.com
vale la pena verlo, conversar con nosotras mismas, hurgar en los rincones de nuestra mente y de como fuimos criadas, ser un poquito criticas de aquello que nos dice la publicidad, porque nadie quiere que los demas sepan que estas menstruando, nos sentimos diferentes porque somos y estamos en un momento diferente. Más allá de las razones biologicas está el Poder en esa sangre, el autoconocimiento.
Un abrazo a tod@s.

jueves, 6 de mayo de 2010

Semana Mundial del Parto respetado 16 al 23 de Mayo


Y despues de varios meses estoy de vuelta justo cuando se viene la semana mundial del parto respetado. Mucha energía traigo y la concretare en este lugar.
Sientanse en la libertad de dejar todos sus comentarios...estoy ansiosa de conocer lo que piensan y tejer redes...
querid@s tod@s estamos en contacto para definitivamente cambiar la forma de nacer en nuestra tierra, sanar a la mujer y empoderarla.
cariños y bendiciones desde la matriz
.::Mar::.

sábado, 23 de enero de 2010

Y el Parto fue mio...


Hace un poco más de dos años atras dia aluz a mi tercer hijo. No fué facil, no por el dolor o el parto mismo sino por las barreras mentales que yo misma tenía. Alguna vez alguien me dijo que si no tienes o no encuentras un maestr@ la vida se encarga de serlo, pero es implacable, y parece que esta persona tenia razón...la vida, mi vida se ha encargado de enseñarme y yo de aprender a trastravillones, pero aprendiendo...Este es el relato de ese parto.
Ahora y contando los dias que faltan para parir a este nuevo ser se los presento intentando entregar poder y darme poder....siento que me esta faltando.



Este era mi tercer embarazo y de mis anteriores dos partos lo único bueno fue ver a mis hijas. Ambas nacieron en hospitales
públicos (con todo lo que eso implica). Por medio de fórceps, por que según me dijeron “no sabía” pujar.
Esta vez quería concretar ese deseo de parir naturalmente, en casa, tranquila y sola. Pero, parecía que esta guagua no quería
nacer o ¿era yo quien temía que lo tan esperado se me escapara una vez más de las manos?
A fines de la gestación pasé varios días con contracciones suaves, muy irregulares de esas lindas. Y nada. Ya pasadas las cuarenta
semanas estábamos en una cuenta regresiva y si no se ponía en marcha el trabajo de parto yo sabía que terminaría otra vez en
un hospital.
Marta, atenta a que mis emociones no se desbordaran y me jugaran en contra. Yo un torbellino. Quería tanto que naciera que
la espera ya me estaba angustiando. Una ayudita de mis agujas para que las contracciones no volvieran a desparecer mientras
dormía, unas gotitas de flores para calmar el mar de mis emociones.
Ya a punto de cumplir 42 semanas, un sábado estuve una hora con contracciones cada 10 minutos, en eso Marta llama y le cuento
lo que pasa, se queda tranquila, me dice que volverá a llamar en una hora más. Un rato más tarde las contracciones habían
desaparecido otra vez. ¡Ha no! Hoy mismo te dejo con trabajo de parto –decía Marta al otro lado del teléfono- si esto no era
ahora tendría que irme al hospital. ¡Horror!
Otra vez. NO.
Estaba asustada, inquieta, y triste. Tratando de mantenerme centrada y atenta, pero era difícil me faltaba conexión. Eso, me sentía
desconectada de mi misma.
Marta llegó a eso de las 19:00 hrs. (creo)
Yo te quiero acompañar desde el principio -dijo- y el corazón se me hizo agua de gratitud.
Deja que el agua fluya. Ábrete, que la tierra te reciba. Eso, eso, la tierra
–Repetía yo en mi cabeza- en el jardín aprovechar las piedritas del suelo para estimular la planta de los pies, cerrar los ojos,
concéntrate en enviar la sensación a la tierra. Fue todo lo que necesité, la confianza en mi se volvió real, las contracciones no se
fueron, pero se amontonaban. El sol ya se iba, sus suaves rayos tocaban mi piel. Las contracciones ya no se fueron.
Mucha concentración en esto, en mi cuerpo. Tuve que dejar a mis niñitas al cuidado de otros y poner mi atención solo en mi (uf!
Nada fácil) nadie ni nada es más importante que yo y este sagrado evento. El sol se fué. El trabajo continuó. Las contracciones se
ordenaron poco a poco. Yo más serena. Tomamos té y pan con palta. Hablábamos y cada vez que aparecía una contracción la Maritza
al suelo, a los pies, a la tierra. Y así pasaron horas. Una vez en la pieza, la luz baja, seguimos conversado, mi hermana, mis niñitas
estuvieron un ratito haciendo de compañía. Cristian ahí conmigo todo el tiempo. Y poco a poco las contracciones se hicieron dolorosas
más largas. ¡Por fin! Ahora sí ésto no se detendrá, pero por si acaso volví a ponerme agujas en puntos de acupuntura para que a
mi olvidadizo cuerpo no olvidara nacer esa noche ¡y funcionó! Todos sonreímos.
Perdí el tiempo. Una o tres de la mañana, me escuchaba gemir, gritar, cantar. Mi boca se abría, yo me abría mi guagüita se deslizaba.
Todo bien. Compresas de romero para aliviar. Calientito, rico.
Ya solo estoy aquí a ratos, mi mente se silencia.
Cada vez se sentía más intenso, ya casi no hablaba. A la tina, esto duele. El agua fue una excelente ayuda, un alivio. Me habría
quedado ahí de no ser por el espacio que no me permitía abrir las piernas. Sentí una fuerte presión, toqué y me pareció que era
su cabeza.
Aire, aire mi cuerpo lo necesitaba y yo le obedecía. No quería salir del agua, sabía que afuera se sentiría más intenso, pero será
para mejor...nacerá.
Y salí del agua. un par de pasos y ya no podía más. ¡AFIRMAME PUES HOMBRE! le grite a Cristian cuando pensé que me caería.
Maritza es abajo, abajo no en tu garganta- decía Marta- (se me olvidaba que la atención es abajo). Otra vez a la tierra. Yo era un
canal y mi sol pujaba por salir. Me abrí y di paso para que se deslizara este suave pez. Aquí está¡ , grande, ¡tremenda guagua!
Escuche que alguien exclamó.
A las 5:20 aproximadamente ese 18 de noviembre en mi casa salio el sol y yo unida a él ya no sentía más dolor, ese del alma el
que duele de verdad. La tercera es la vencida. Nadie me lo sacó. El parto fue mío.
Maritza.